Skip to content

Frases de agradecimientos por bendiciones a Dios

frases

Filipenses 4:19

Y mi Dios satisfará todas tus necesidades según las riquezas de su gloria en Cristo Jesús.

Santiago 1:17
Todo don bueno y perfecto viene de arriba, descendiendo del Padre de las luces celestiales, que no cambia como sombras cambiantes.

Isaías 41:10
No temas, porque yo estoy contigo; no te desanimes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; Te defenderé con mi diestra mano derecha.

Juan 1:16
De su plenitud todos hemos recibido la gracia en lugar de la gracia ya dada.

Génesis 22: 16-17
y dijo: “Juro por mí mismo, declara el SEÑOR, que habiendo hecho esto y no has retenido a tu hijo, tu único hijo, 17 ciertamente te bendeciré y haré tu descendencia tan numerosa como las estrellas en el cielo y como la arena en la orilla del mar. Tus descendientes tomarán posesión de las ciudades de sus enemigos,

Génesis 27: 28-29
Que Dios te dé el rocío del cielo y la riqueza de la tierra, una abundancia de grano y vino nuevo. 29 de mayo las naciones te sirven y los pueblos se inclinan ante ti. Sé señor de tus hermanos, y que los hijos de tu madre se postraren ante ti. Que aquellos que te maldicen sean malditos y que los que te bendigan sean bendecidos “.

Salmo 1: 1-3
Bienaventurado el que no anda con los impíos ni se para en el camino que toman los pecadores ni se sienta en compañía de escarnecedores, 2 sino del cual está en la ley del SEÑOR, y que medita en su ley el día y noche. 3 Esa persona es como un árbol plantado junto a arroyos de agua, que produce su fruto en la temporada y cuya hoja no se marchita, lo que sea que hagan prospera.

Salmo 23: 1-4
Jehová es mi pastor, nada me falta. 2 Me hace recostar en pastos verdes, me conduce junto a aguas tranquilas, 3 refresca mi alma. Él me guía por los caminos correctos por el bien de su nombre. 4 Aunque camino por el valle más oscuro, no temeré el mal, porque tú estás conmigo; tu vara y tu bastón, ellos me consuelan.

Samuel 22: 3-4
mi Dios es mi roca, en quien me refugio, mi escudo y el cuerno de mi salvación. Él es mi fortaleza, mi refugio y mi salvador; de las personas violentas tú me salvas. 4 “Llamé al SEÑOR, que es digno de alabanza, y me salvé de mis enemigos.

Juan 5:18
Sabemos que cualquier persona nacida de Dios no continúa pecando; Aquel que nació de Dios los mantiene a salvo, y el maligno no puede dañarlos.

Salmo 138: 7
Aunque camino en medio de problemas, tú conservas mi vida. Extienes tu mano contra la ira de mis enemigos; con tu mano derecha me salvas.

Corintios 9: 8
Y Dios puede bendecirte abundantemente, para que en todas las cosas en todo momento, teniendo todo lo que necesites, abunde en toda buena obra.

Filipenses 4: 7
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.